El cuento de 'La vaquita'

Había una vez un Maestro taoísta que viajaba peregrinando con su discípulo, cuando se encontraron con una humilde pareja que vivía con sus tres hijos en una sencillísima casa de madera. Todos estaban vestidos con ropas desgastadas, algunos incluso no tenían ni siquiera zapatos y tampoco poseían abrigos para las épocas más frías del año.


La familia eran pobres pero les invitaron a comer, el maestro durante la conversación les preguntó cómo eran sus vidas y como se las apañaban para sobrevivir. Al maestro entonces le contaron que poseían una vaquita que habían heredado, y que con la leche que ordeñaban cada día les daba para ir manteniéndose, eso les permitía sobrevivir y no se habían ocupado de mejorar su situación ya que con ese poco dinero que conseguían se iban conformando.


Terminaron la comida y el maestro y su pupilo, muy agradecidos por aquella comida sencilla, continuaron su viaje, y al alejarse algún kilómetro decidieron acampar para pasar la noche. El discípulo estaba un tanto asombrado por esa familia y por su forma de vida tan pobre, entonces le preguntó al maestro que podrían ellos hacer para ayudarles, entonces el maestro le dijo que fuera de noche que tirase a la vaquita por un barranco que había muy cerca de la casa.


El pupilo quedó muy confundido, pero en el fondo de su corazón confiaba plenamente en su sabio maestro, y a la noche fue a buscar a la vaquita y la despeñó por el barranco. Durante mucho tiempo estuvo consternado por la preocupación al pensar en esta familia y en que les había quitado, lo que el creía, su única forma de subsistencia.


A la vuelta de un año, maestro y discípulo volvieron a pasar por el mismo lugar donde vivía la familia, el muchacho iba ansioso porque no sabía como aquella pobre familia habría podido sobrevivir a la pérdida de la vaquita. Pero al acercase pudieron comprobar que la casa ya no era de madera, ahora estaba construida de ladrillos, las tierras de alrededor estabas sembradas y cuidadas, y al encontrarse con la familia vieron que todos estaban vestido con ropas nuevas y bien aseados.


La familia los reconoció y volvieron a invitarles a comer, ya que recordaban la buena conversación que mantuvieron en su viaje anterior, y ahora el joven les preguntó como es que les habían cambiado tanto las cosas. Entonces les contaron que al día siguiente de pasar ellos, la vaquita que tenían para subsistir apareció en el barranco y que desde ese momento tuvieron que dejar su vida cómoda, aunque muy pobre, y buscar dentro de sus recursos y posibilidades que tendían que hacer para ganarse la vida. En ese empeño encontraron habilidades que ni siquiera creían tener y poco a poco la vida les fue abriendo camino, y posibilidades, a una vida más digna y abundante, por lo que reconocieron que el acontecimiento de perder la vaquita fue lo necesario, y lo mejor que les podía haber sucedido en aquel momento.



La enseñanza de este cuento es el descubrimiento de la falsa seguridad, ésta es nuestra vaquita, que nos aporta la comodidad, esa comodidad tramposa que nos apega a cosas y circunstancias que no nos dejar crecer ni evolucionar, ni ser felices en definitiva.


Si queremos tener una vida plena a veces tenemos que dejar que nuestra vaquita se despeñe por un barranco, esto requiere de una confianza en la Vida sabiendo que esta siempre quiere los mejor para nosotros. El camino llevará esfuerzo, entrega, valentía entre otras cosas, pero la recompensa está ahí disponible y accesible para los que se atreven a romper las cadenas de la comodidad y de la mediocridad.


Si quieres una vida plena, primero descubre tu vaquita y encuentra un barranco, y después atrévete y entrégate, lo demás déjaselo al Tao.

Seguimos con nuestras clases on-line, mañanas y tardes:

Meditación orientada al crecimiento humanista y psicológico.

Chi Kung (Yoga Chino) para armonizar tus energías y fortalecer tu salud.

Prueba cualquier clase de forma gratuita,

llama o escribe un correo y te enviaré el acceso.

Un fuerte abrazo sostenido y otoñal.



41 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo