top of page

TRE práctica individual y en compañía.


Nueva entrevista desde el canal 'Recupera tu energía con Edu Martín'



Y durante el mes de junio del 2022 podrás solicitar tus sesiones de TRE

con un acompañante por el mismo precio que una sesión individual.

Reserva tu cita antes de final de mes: 607 113 182


¿Qué es TRE?

El TRE® es una técnica corporal que ayuda al cuerpo a liberar patrones profundos de tensión, estrés y trauma permitiéndole recuperar su estado de equilibrio y bienestar.


En este sentido es una experiencia muy orgánica, muy conectada con las sensaciones corporales. Y por eso la vibración nos lleva de pleno a una experiencia de presente, porque el cuerpo siempre está en el presente. El temblor hace que la mente se reconozca en un cuerpo, que tiene vida y que esta vida está conectada a todo el universo. La vibración nos ayuda a expandir nuestra consciencia de unidad y de presente. La práctica de TRE nos da la confianza para saber que podremos colaborar en reestablecer de cualquier tipo de tensión vivida.





Y el creador de la técnica es el americano David Berceli, que después de haber vivido en países donde había conflictos bélicos, pudo comprobar como los fuertes impactos de estrés hacían que las personas se comportasen de la misma manera para protegerse, y esos movimientos que hacían los cuerpos era algo que estaba fuera del control de la parte mental, se dio cuenta que era un mecanismo autónomo y automático. También observo, sobretodo después de momentos de bombardeos, cuando ya había pasado ese pico de estrés, los niños comenzaban a vibrar y los adultos no se permitían esa liberación, y comprobó que los niños tenían una mayor capacidad de resiliencia y al poco tiempo pues podían hacer una vida más normal a pesar de las circunstancias.


Esto le llevo a pensar que si había un mecanismo autónomo de protección en nosotros, también tendría que haber algo que pudiera liberar esa tensión, y observo que los temblores eran algo que podría ser determinante en este proceso de liberación. Después empezó a estudiar, desde el comportamiento de los animales, comprobando que los mamíferos también vibran pasado un momento de estrés muy potente, y se formó en técnicas de liberación de traumas.

Con todos estos conocimientos ideó los ejercicios para evocar el temblor neurogénico de forma voluntaria, y como una técnica de autoaplicación y autoayuda.


Aprendizaje de la técnica:


El aprendizaje y estudio de esta técnica es algo muy sencillo ya que se compone de 6 ejercicios más la fase de suelo, pero si es necesario iniciar los primeros pasos con una persona que nos pueda guiar, con un facilitador de TRE. Nuestro sistema nervioso se corregula, por lo tanto se relaja y se equilibra, en compañía de otras personas que nos aportan seguridad, y esta es una de las funciones del facilitador, que además de ensañarnos la ejecución de los ejercicios de forma correcta, va a crear un espacio de seguridad, de protección y de confort para que aflore la liberación de nuestras tensiones de forma espontanea y equilibrada.


A partir de 5 sesiones ya suele ser suficiente para hacer una práctica autónoma, ya que habremos tenido tiempo de observar como es la vibración en nuestro cuerpo, afianzar laconfianza de nuestro sistema nervioso en la fase vibrante, y las varias posibilidades de modificar esa vibración de manera consciente y segura.


¿Cómo seguir con la práctica?

Una vez que hayamos concluido este aprendizaje con el facilitador tendremos que afianzar nuestra experiencia personal, y si queremos un efecto benéfico con esta práctica tendremos que ser regulares con TRE. Ya que esta enseñanza siempre remite a la escucha interna y corporal, y además busca el máximo respeto por nuestros estados y nuestro cuerpo, TRE es una experiencia orgánica y sentida, lo que nos irá despertando la intuición de cómo, cuando y cuanto tengo que practicar TRE más allá de normas rígidas o mecanizadas. TRE ante todo es algo sentido de una forma gozosa, respetuosa y sabia que aportará paz y vitalidad a nuestra vivencia cotidiana.


Y cuando ya conocemos los ejercicios tenemos a nuestra disposición dos formas de iniciar este bello camino de transformación y liberación de tensiones, estrés y traumas. Una de ellas es de forma individual y otra es en compañía, siendo las dos recomendables ya que cada una nos aportará un aprendizaje un tanto singular y complementario.


La práctica individual nos permite una experimentación con mis propias necesidades y posibilidades, la puedo realizar cada día y en cualquier entorno donde me encuentre bien, desde la comodidad de mi hogar, o quizá pueda encontrar algún espacio cómo en mi lugar de trabajo, o al aire libre cuando el clima es agradable. En soledad te permita conectar con tus estados más íntimos, reconocerte en tu cuerpo y observar como estás tu en relación al universo que te rodea que es tu entorno. Desde un espacio silencioso despertarás a una escucha mayor contigo mismo, para poder reconocerte y de esta forma acogerte con respeto y compasión.


La práctica acompañado conlleva la belleza de la conexión entre personas, no debemos olvidar que nuestra experiencia vital se da en relación con otros, ahí es donde crecemos y aprendemos a transitar por esta vida, nos sentimos más seguros y el intercambio de información nos lleva a una experiencia de grupo y unidad. Al vibrar en pareja o grupo se produce el efecto de resonancia, ese por el cual la vibración de cada participante va entrando en sintonía con la del resto de personas, llegando a ser una experiencia amplificada de conexión. En una sesión TRE grupal, se sintonizan nuestras vibraciones, nuestros cerebros y nuestros corazones.


La invitación es a tener espacios de práctica tanto individual como grupal, así tu práctica será más rica y completa, además de tener con quien compartir para seguir aprendiendo.


Recuerda que sólo irás más rápido, pero en compañía llegarás más lejos.




187 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page