Meditación 'Yo soy'

Meditación ‘Yo Soy’





Este mes centraremos nuestra práctica en la presencia que somos, en la consciencia que hay más allá de todos los contenidos mentales, de todos nuestros pensamientos, sentimientos e incluso más allá de nuestras sensaciones o experiencias. En definitiva, es ir al centro de lo que realmente somos, allí donde la mente no puede llegar porque no puede comprender, pero si que podemos tener la certeza de que ‘ser’ somos, aunque esto no se pueda explicar con palabras, precisamente porque las palabras son de la mente.


Para la mente decir ‘Yo soy’, sin poner nada detrás, es sacarla de su seguridad y de su forma habitual de funcionar, ya que la mente necesita dividir y etiquetar para poder funcionar. Entrar en el ‘Yo soy’ es conectar con lo ilimitado, es conectar con nuestra verdadera identidad, esa que está ahí a cada instante, esa identidad que es eterna porque en ella nada cambia cuando en nuestro mundo de los objetos todo está cambiando constantemente.


Nuestra verdadera identidad es esa que se sabe y se reconoce fundida con la vida toda, y es esa consciencia de ser la que ha permanecido desde toda nuestra existencia, todo lo demás ha cambiado y es de naturaleza impermanente, pero la consciencia de ser no cambia, el ‘Yo Soy’ es eterno.


La Práctica:


1- Relajar el cuerpo y conectar con la respiración, pausada y natural. Aflojar tensiones y sentir que es un tiempo de regalo y que no hay nada que hacer, el echo de ‘ser’ no es un logro, es un reconocimiento, por eso no es un esfuerzo.


2- Ahora pondremos atención a lo mutable de nuestras experiencias, aquello que aparezca en nuestro espacio de conciencia, ya sean sensaciones, emociones, pensamientos… Todas esas cosas van y viene y nada permanece.


3- Y desde cada una de estas experiencias sencillamente conectamos con ese espacio de consciencia que se da cuenta, y desde ahí nos decimos internamente ‘Yo soy’.


4- ‘Yo soy’ no es algo personal, no es un yo del personaje ni algo superficial, aquí es un ‘YO’ universal o transpersonal, es nuestra identidad profunda.


5- No añadas nada más al ‘Yo soy’, tampoco quieras entenderlo porque no es algo racional, sencillamente deja que resuene dentro de ti, deja que ese ‘Yo soy’ se exprese en ti con lo que esté por vivirse dentro de ti en este momento. No añadas nada ni rechaces nada, solamente se consciente de ‘Yo soy’ con cada una de tus experiencias.


6- Y descansa en la consciencia de ser, deja de buscar y disfruta sin esfuerzo, sin prisa, sin pretensiones, solamente quédate en ‘Yo soy’.


Para comprender un poco mejor esta práctica os dejo un fragmento del libro "Yo soy eso" de Nisargadatta Maharaj.


SOLO SER, por Nisargadatta


Maharaj: ¿Puede usted sentarse sobre el suelo? ¿Necesita un cojín? ¿Tiene alguna pregunta qué hacer? No es que haya necesidad de que pregunte, puede también estar callado. Ser, solo ser, es importante. No necesita preguntar nada, ni hacer nada. Tal manera aparentemente ociosa de pasar el tiempo es altamente considerada en la India. Significa que por el momento está libre de la obsesión: «¿y después qué?». Cuando usted no tiene prisa y la mente está libre de ansiedades, deviene serena y en el silencio puede oírse algo que ordinariamente es demasiado fino y sutil para la percepción. La mente debe estar abierta y serena para ver. Lo que nosotros estamos intentando hacer aquí es poner nuestras mentes en el estado correcto para comprender lo que es real.


Int: ¿Cómo aprendemos a eliminar las preocupaciones?


Mah: Usted no necesita inquietarse por sus preocupaciones. Solo sea. No intente estar tranquilo; no convierta «estar tranquilo» en una tarea que hay que llevar a cabo. No se inquiete por «estar tranquilo», no devenga miserable por «ser feliz». Solo presencie que usted es y permanezca presenciador —no diga: «sí, yo soy; ¿y después qué?». No hay ningún «después qué» en «yo soy». Es un estado atemporal.


Int: Si es un estado atemporal, se afirmará por sí mismo de todos modos.


Mah: Usted es lo que es, atemporalmente, ¿pero de qué utilidad es para usted a menos que lo sepa y actúe en consecuencia? Su escudilla de mendigo puede ser de oro puro, pero mientras no lo sepa, es un pobre. Usted debe conocer su valor interior, confiar en él y expresarlo en el sacrificio diario del deseo y del temor.


Int: ¿Si me conozco a mí mismo no desearé ni temeré?


Mah: Durante algún tiempo los hábitos mentales pueden proseguir a pesar de la nueva visión, los hábitos de añorar el pasado conocido y de temer el futuro no conocido. Cuando usted sabe que éstos son solo de la mente, puede ir más allá de ellos. Mientras tiene todo tipo de ideas sobre usted mismo, se conoce a usted mismo a través de la niebla de estas ideas; para conocerse a usted mismo como es, abandone todas las ideas. Usted no puede imaginar el sabor del agua pura, solo puede descubrirlo abandonando todos los sabores.


Fuente: fragmento del libro "Yo soy eso" de Nisargadatta


47 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo