La respiración es la vida

La respiración es la vida

Respiración y vida son sinónimos por lo que podemos decir que así como respiramos así es como vivimos. La respiración se ve influenciada por cada experiencia de vida, las emociones modifican nuestra forma de respirar llevándonos a estados de desequilibrio interno que podremos revertir si aprendemos a respirar de forma consciente. Una respiración consciente y conectada al cuerpo nos hace más conscientes de la experiencia presente, me lleva a percibir que me sucede en este momento, para de esta forma aplicar mayor coherencia y mayor claridad a mis estados internos que además se van a ver reflejados en mis actitudes y comportamientos externos.


Una higiene respiratoria además equilibra la oxigenación de la sangre y del cuerpo, ya que un mal hábito respiratorio acidifica el cuerpo y una buena respiración lo alcaliniza, llevando al cuerpo a un pH correcto para un mejor funcionamiento orgánico y para prevenir múltiples patologías.


La propuesta respiratoria para este mes


Buscaremos un lugar cómodo y tranquilo para hacer nuestra meditación de tomar conciencia de la respiración, y durante la práctica iremos prestando atención a distintas fases de la respiración, la atención es una contemplación descansada del proceso de respirar.


Primera fase:

Iniciamos la práctica tomando conciencia del cuerpo, como un escáner corporal, haciendo un repaso de la postura y aflojando tensiones si me encuentro con alguna, y sintiendo que con cada exhalación el cuerpo afloja y se va sintiendo más cómodo y relajado. Puedes empezar tomando conciencia desde los pies hacia la parte superior, tómate tu tiempo, un cuerpo relajado ayudará a que estemos más centrados y con la mente más serena.


Haz respiraciones profundas pero sin forzar y la exhalación se irá haciendo cada vez más lenta. Sé paciente con tus distracciones, cada vez que la mente se enrede en algún pensamiento de forma muy amable vuelve a conectar tu respiración al cuerpo.


Segunda fase:

Ahora iremos contados de forma descendente desde el 5 al 1 justo después de cada exhalación. En esta fase solamente pongo atención a la exhalación, cuando llegue al 1 de nuevo vuelvo a comenzar por el 5.


Tercera fase:

En este punto dejo de observar la exhalación y estoy atento al momento de antes de empezar la inspiración, y sigo con el conteo descendente del 5 al 1.


Cuarta fase

Suelta el conteo y sencillamente céntrate en todo el proceso respiratorio, imagina por un momento que es la primera vez que respiras, sigue la respiración y observa la sensación que deja en tu cuerpo, siente que cada respiración te está conectando con la vida. Descansa en esta sensación y disfruta del placer de respirar.


Paciencia y buena práctica.

29 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo